Quienes somos

No se puede hablar del Colegio de Contadores de Costa Rica, sin referirse previamente al magnífico precedente a la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica a comienzos de 1943. Esta casa de estudios ha contado desde entonces, con "administración y contabilidad" como una de sus más importantes especializaciones. Con 1943 como año de nacimiento, la actual Escuela de Administración de Negocios de la Universidad de Costa Rica es probablemente una de las más antiguas de América Latina.

Como en nuestro medio los colegios profesionales son considerados como extensiones de la Universidad, no podíamos esperar mejores auspicios para la constitución del Colegio de Contadores Públicos, la que se hizo por Ley No. 1038 de 19 de agosto de 1947, momento preciso para comenzar a recibir los primeros Contadores Públicos con título universitario. Así, Costa Rica resultó ser también precursora en requerir un título universitario para otorgar la licencia de Contador Público Autorizado.

Respetuosos nuestros fundadores de situaciones existentes al crearse el colegio, integraron su núcleo con veinticinco profesionales de reconocida honorabilidad y notoria capacidad en materia contable, personas que tuvieron una práctica no menor de quince años, los cuales serían designados de la siguiente manera: diez por la Facultad de Ciencia Económicas y sociales de Costa Rica, dos por Contadores graduados en las escuelas particulares, seis por la asamblea general de la Asociación denominada Facultad de Contabilistas Profesionales de Costa Rica, y además por los cinco inspectores contabilistas de aquella época del Departamento de la Renta de la Tributación Directa (artículo 36 de la mencionada ley). Esta amplitud permitió en aquel momento dar participación suficiente, absolutamente a todas las partes interesantes en este campo, caracterizándose el Colegio desde entonces, como una entidad abierta a todos los contadores que, deseosos de ejercer la contaduría pública, han ido primero a la universidad en procura de su formación académica.

La coyuntura actual del mercado laboral, las exigencias de las nuevas tendencias contables, y el proceso de globalización que estamos viviendo, exigen al contador que sea un profesional competente, con altos estándares de formación que le permitan afrontar los constantes y nuevos retos; es por esta razón que el Colegio de Contadores Públicos de Costa Rica, desde sus inicios, ha velado por la defensa y desarrollo de la Contaduría Pública y de los CASI 8000 profesionales incorporados a la institución. Debemos recordar que la contabilidad ha sido y siempre será una herramienta imprescindible para toda empresa y por consiguiente para el desarrollo económico de un país, de ahí la gran importancia de impulsar la calidad de los profesionales, lo cual, es responsabilidad de toda loa comunidad profesional.


Ver Video Institucional

Misión

Somos una entidad pública no estatal, que regula, controla, garantiza y promueve en los usuarios y clientes de los servicios que ofrece el Contador Público Autorizado, el correcto ejercicio de la calidad, aseguramiento, la credibilidad y la actualización continua de la profesión con altos estándares éticos.

Visión

Ser una entidad sólida, ética y técnica en el ejercicio de la Contaduría Pública mediante la fiscalización, regulación y articulación a través de la innovación y la desmaterialización y virtualización de los servicios.

Valores Institucionales

Integridad.
Objetividad.
Competencia y Diligencia Profesional.
Confidencialidad.
Comportamiento Profesional.

Himno del Colegio de Contadores Públicos

Letra y música: Lic. Carlos Alberto Prado Barrientos.

Compañeros cantemos en coro al Colegio que honra nos da ya que siempre justicia y consejo nos motiva para laborar

En la ciencia promueve progreso y resuelve conflictos también todo en aras de logros comunes que redundan en triunfo social.

El colegio nos pide que todos asumamos nuestra profesión con ética, paz y armonía aplicadas en gestas de bien

Contadores Públicos luchemos defendamos siempre la verdad y si la misión así cumplimos serviremos a la patria mejor (Bis 1 y 2 estrofas)